Olvídate del dolor de cabeza sin necesidad de pastillas

Deja ya de atragantarte con paracetamoles y prueba alguno de los remedios naturales para combatir la jaqueca que vamos a mostrarte.

A todo el mundo le pasa que de vez en cuando le brota una dolor que no lo deja concentrarse y lo hostiga el día entero, sin tregua.

Si a menudo tienes que lidiar con este malestar probablemente siempre lleves a mano un buen analgésico para meterte un chute y erradicarlo de raíz. Pero medicarte sin mesura, aunque algo más rápido, no es la mejor solución.

Necesitas una estrategia a largo plazo para combatir las migrañas y existen alternativas saludables, gratuitas y sencillas de hacer con las que notarás la diferencia en muy poco tiempo.

  1. Suda

Cuando hacemos ejercicio nuestro cuerpo libera endorfinas y éstas bloquean los sensores del dolor. No sólo eso, hacer deporte con una intensidad moderada –si el esfuerzo es excesivo podría agravarse la molestia– como caminar, montar en bicicleta o ir un rato al gimnasio, reduce nuestros niveles de estrés, una de las causas más frecuentes de las jaquecas.

  1. El ‘snack’ antimigrañas

La falta de magnesio puede motivar que aparezcan las migrañas. Esto, teniendo en cuenta que muy pocas personas consumen la cantidad mínima diaria recomendada (320 y 400 miligramos para hombres y mujeres, respectivamente) convierte a este déficit en una fuente habitual de los dolores de cabeza, tan sencilla de frenar como comer verduras de hoja verde como espinacas o acelgas, y frutos secos ricos en este mineral como las almendras, los anacardos o las nueces de Brasil.

Comerlos a diario reducirá las probabilidades de que nos moleste la cabeza en poco más de dos semanas.

  1. Toma café

Si eres adicto al café habrás percibido que los días que no te tomas uno al rato comienza a dolerte la cabeza. El síndrome de abstinencia de cafeína puede desencadenar en importantes jaquecas.

Dejarlo radicalmente puede ser contraproducente, así que para evitar el enganche al café es importante que mantengas un consumo moderado y nunca sobrepases los 200 gramos diarios –o tu cuerpo pedirá cada vez más–, cantidad que debes ir reduciendo poco a poco hasta que acabes con tu adicción.

  1. Baja las persianas

Tan sólo con quitarnos unos minutos de sueño podemos despertarnos con una migraña. Hay que descansar entre 7 y 9 horas al día, lo sabes, pero debes hacerlo en una habitación aislada de ruidos y luces externas.

Mientras dormimos, nuestro cerebro se vuelve más sensible a la contaminación lumínica y sonora circundante, así que si lo aturdimos en este momento se levanta con malestar, y nos dolerá la cabeza.

  1. Bebe más agua

La deshidratación es un desencadenante del dolor de cabeza común. La falta de agua hace que la sangre se vuelva más espesa, lo que reduce el flujo sanguíneo al cerebro y termina por traducirse en una jaqueca.

Aunque habrás escuchado en muchas ocasiones lo de que debemos beber al menos litro y medio al día, no obstante, la cantidad dependerá de factores como nuestro peso, estatura, sexo, clima, actividad física.