¿Es malo para la salud no usar sostén?

sosten

El sostén es una prenda que suscita polémica en la vida de las mujeres. Hay quienes lo odian y quienes lo aman, pero algunos afirman que su empleo excesivo puede traer muchos problemas. ¿Qué tanto hay de cierto en esto?

¿Es bueno o malo?

Los médicos alegan que se debe tener en cuenta algunas el tamaño del busto y qué tarea se va a realizar para llegar a un conclusión definitiva.

Se cree que de esta manera es menos factible que una mujer padezca pechos caídos a temprana edad. ¿O eso también es un mito?

Con tantas modas, estudios y publicaciones, las mujeres dudan antes de colocarse esta prenda. Como primer punto, se cree que podría estar relacionado con el desarrollo del cáncer de mama.

Según expertos del Instituto Oncológico Teknon aún no hay estudios que demuestren una clara relación entre usar sujetador y padecer esta enfermedad.

Sin embargo tampoco se ha afirmado al 100% que esta prenda sea beneficiosa para la salud.

El seno es una estructura sustentada por los llamados “ligamentos de Cooper”, los cuales, a través de los años, van perdiendo su capacidad de sujeción.

Usar sujetador podría retrasar los efectos del paso del tiempo pero también provocar otros problemas de salud (sobre todo relacionados con la falta de “respiración” de los poros).

¿Cuándo usarlo?

En las mujeres que tienen crecimiento anómalo o excesivo de los senos se recomienda el uso del sostén, porque se mejoran los dolores lumbares y dorsales por el peso de los pechos.

Por otra parte, se aconseja usar sostén al hacer ejercicio. Pero atención: solo los confeccionados específicamente para la actividad física.

La mayoría de las deportistas usan este tipo de sujetador porque es más cómodo y, además, ayuda a que los tejidos de la mama no se deterioren provocando un descenso prematuro o molestias y dolores.

El tercer grupo de mujeres que sí o sí han de usar sostén son las embarazadas y en período de lactancia. Las razones están, más que nada, ligadas a la comodidad, pero también al hecho de que en esa época las mamas crecen bastante y, al acumular leche, pueden doler si no están bien sujetas.

Y, si nos referimos a cuestiones estéticas, se dice que a partir de los 35 años la mujer no puede prescindir del sostén.