5 cosas que quizás no sabías de las Oreo

oreo

Uno de los vicios favoritos de los niños es comerse una Oreo tras quitarle la crema y mojarlas en leche. Este tipo de galleta creada por la compañía estadounidense Nabisco (Mondelēz International Inc.), se caracteriza por estar compuesta por dos galletas circulares unidas por un dulce cremoso, formando un sándwich.

Las oreos originales eran de galleta de chocolate negro fuerte y crema de vainilla, aunque en la actualidad existen multitud de variedades, manteniendo el estilo básico de diseño y preparación. Esta marca tiene más de cien años, en los cuales su receta y diseño no ha cambiado casi nada.

Por eso decidimos crear una lista con 5 curiosidades que tal vez no sabías de las Oreo.

  1. Nadie sabe de dónde viene el nombre:

El origen del nombre de estas galletas es un completo misterio. Fueron creadas en 1912, en Nueva York, Estados Unidos, por la compañía Nabisco y según cuenta la leyenda, el “or” en Oreo hace referencia a la palabra francesa para oro (que fue el color del primer empaque que salió al mercado).

  1. Son una imitación:

Las Oreo fueron introducidas originalmente al mercado para poder competir con las galletas Hydrox, de la compañía Sunshine. Estas eran igual de crujientes pero con un relleno menos dulce.

  1. Solían contener manteca de cerdo:

 La grasa original utilizada en el relleno de las galletas era la manteca de cerdo. Recién en 1990 (78 años después de su creación) fueron remplazadas con aceite vegetal. Sin embargo, el relleno suele ser distinto en otras partes del mundo: en Canadá, por ejemplo, están hechas a base de coco.

  1. Su nombre oficial ha cambiado 4 veces:

Cuando salieron al mercado, llevaban el nombre de Oreo Biscuit. Pero luego, con el correr de los años, su nombre sufrió algunas mutaciones: en 1921 comenzaron a llamarse Oreo Sandwich, en 1937 se convirtieron en Oreo Crème Sandwich y desde 1974 reciben el nombre de Oreo Chocolate Sandwich Cookie.

  1. Tuvieron muchas variantes:

A partir de la década de 1920, comenzaron a reinventarse: primero salieron unas especiales rellenas con limón. Luego, en 1980, llegaron al mercado las Oreo Big Stuf: tenían 10 veces el tamaño de una normal y estuvieron disponibles por cuatro años. Como si esto fuera poco, en 1998 salieron los cereales Oreo Os’, que solo estuvieron a la venta por unos pocos meses.