Una niña fue violada 43.200 veces, hoy en día es una defensora de los derechos

karla-jacinto

Karla Jacinto fue víctima del tráfico de personas, hoy en día se convirtió en una defensora de los derechos.

Jacinto, durante cuatro años fue obligada a tener relaciones por alrededor de 30 veces al día, ella narró su historia en el Congreso estadounidense y a la máxima autoridad religiosa el papa, en busca de crear cambios en las leyes. “Necesitan aprender de lo que me ocurrió a mí y quitarse la venda de los ojos”, aseveró.

Ella asegura que fue violada 43.200 veces, según sus propios cálculos luego de ser secuestrada por traficantes de personas. Comenta que tenía relaciones con 30 diariamente, por cuatro años.

Esta historia revela  la brutal realidad del tráfico de personas que se vive en México y en Estados Unidos, donde muchas niñas mexicanas sufren durante muchos años.

El tráfico de personas se considera un negocio que genera muchos ingresos, y desconoce las fronteras.

El traficante de Karla es oriundo de Zacatelco, una de las poblaciones que rodean Tenancingo. Karla, explicó que fue una persona abusada, puesto que un pariente abusó sexualmente de ella desde que tenía  5 años edad.

El traficante llamó la atención de la joven utilizando palabras amables y un vehículo.

Karla, comentó que se encontraba esperando a sus amistades cerca de la estación del metro en la Ciudad de México, cuando un niño que vendía dulces le mencionó que alguien le mandó dulces como regalo.

Después de eso, Karla, relata que un adulto comenzó a conversar con ella y le indicó que era vendedor de autos viejos.

Ambos anotaron los números telefónicos y él después de una semana la invitó a pasear en un Firebird Trans Am de color rojo.

“Cuando vi el auto no lo podía creer. Estaba muy impresionada por tan grandioso auto. Fue emocionante para mí. Él me pidió que me subiera al auto para ir a lugares”, agregó Karla.

“Al siguiente día me fui con él. Viví con él por tres meses y durante ese tiempo me trató muy bien. Él me amaba, me compraba ropa, me daba atención, me traía zapatos, flores, chocolates, todo era hermoso”, reveló Karla.

La joven señala que el hombre de 22 años de edad, comenzó a darle instrucciones  y a explicarle todas las posiciones, que debía hacer y cuál sería la atención hacia los clientes.

Karla Jacinto fue liberada en el 2006 gracias a una operación contra el tráfico que se llevó a cabo en Ciudad de México.

En la actualidad, Karla tiene 23 años y es una activista que lucha contra el tráfico de personas, asiste a conferencias y diferentes eventos donde expone lo que le tocó vivir.

El mensaje que ella quiere que el mundo entienda es que todavía existe el tráfico humano y la prostitución obligada, y que esta problemática aumenta cada día.

Karla, indica: “Estas menores están siendo secuestradas, atraídas y apartadas de sus familias. No solo me escuchen a mí. Necesitan aprender de lo que me ocurrió a mí y quitarse la venda de los ojos”.