Por qué no podemos estornudar con los ojos abiertos

Por qué no podemos estornudar con los ojos abiertos

El hecho de que nuestros ojos se cierren al estornudar es producto de un reflejo que no es más que una respuesta automtca e involuntaria, que realiza un ser vivo ante la presencia de un determinado estímulo. Es un reflejo de protección de nuestro organismo   ante las infecciones que podríamos adquirir al estornudar con los ojos abiertos.

La corriente de aire que sale de los pulmones y llega hasta la nariz, viaja a gran velocidad. Si parte de ese aire que viaja velozmente escapara hacia nuestros globos oculares podría causar graves daños.

 Los seres humanos que si pueden estornudar con los ojos abiertos, lo hacen porque han perdido los reflejos, los cuales viajan a través del sistema nervioso. Alguna falla producida en los nervios que conectan a los párpados y el cerebro puede permitir que se lleve a cabo un estornudo sin cerrar los ojos.

Un estudio de la University College London dirigida por el Dr. West asegura que es posible utilizar técnicas para modificar los reflejos. En ese sentido, podemos hacer que el estornudo sea más fuerte o más débil, así como más fácil o difícil de evocar.

Finalmente, se puede decir que un estornudo es un acto de reflejo convulsivo de expulsión de aire desde los pulmones a través de la nariz, fundamentalmente y eventualmente, por la boca. Por lo común es provocado por partículas extrañas como el polvo, polen, pelusas de algunas plantas, que provocan la irritación de la mucosa nasal. Además de esto el estornudo puede diseminar enfermedades mediante el lanzamiento de vectores en el aire.

estornudar