Como alimentarte si llegaste a la tercera edad

tercera edad

A medida que envejeces, el apetito cambia y debes ajustar tu dieta a esta nueva etapa de tu vida. Sin embargo, sigue siendo esencial que hagas elecciones saludables a medida que pasan los años, en esta etapa de la vida más que nunca, lo que comes afecta tu salud. Elegir los alimentos correctos nutre tu cuerpo y te da la energía que necesitaras para llevar un estilo de vida activo. Una dieta saludable para la tercera edad es aquella que incluye alimentos nutritivos de todos los grupos alimenticios. Solo debes restringir aquellos que por problemas de salud no puedas consumir, de no ser así  debes incluir en tu dieta lo siguiente.

Lácteos, estos incluyen todos los tipos de leche (desde leche fresca hasta leche en polvo, leche condensada y leche evaporada), así como quesos y mantequilla, los lácteos ofrecen una forma sencilla de aportar calorías y nutrientes a tu cuerpo.

Carnes y huevos, comer carnes de forma moderada. Opta por las versiones más frescas y sanas, como pollo, pescado y ternera (cuanto más orgánica mejor), e intenta evitar los fiambres y los embutidos, que suelen tener sal en exceso y ser demasiado procesados.

Frutas y verduras, consume la mayor cantidad de frutas y verduras posibles, a menos que tu médico te indique lo contrario, puedes comer todas las frutas y verduras que desees, y cuanta mayor variedad, mejor.

frutas

Frutos secos, consumidos con moderación, los frutos secos constituyen una excelente fuente de vitaminas y minerales, así como de calorías y grasas sanas. Incluye en tu dieta algunas almendras, nueces, avellanas y pistacho.

cereales

Panes, ahora que no tienes que preocuparte tanto por tu silueta puedes comer una tostada o una rebanada de pan extra sin sentir culpa. Sin embargo, para favorecer la digestión y aportar más nutrientes, siempre que sea posible opta por panes, galletas y otros panificados integrales.Cereales, granola y copos de avena, estos son perfectos para esta etapa de la vida, porque son fáciles de comer y digerir. Combínalos con leche y fruta fresca para un desayuno nutritivo.

Arroz y pasta, combina las verduras y la carne con arroz o pasta para obtener platos más completos y nutritivos. Igual que en el caso de los panificados, opta por arroz y pasta integrales.

Sopas, una buena forma de incorporar nutrientes es preparando una buena sopa casera, que incluya diferentes verduras y, si lo deseas, algún tipo de carne. De esta forma podrás disfrutar tanto del caldo como de las verduras, con las que puedes preparar un sabroso puré.

Jugos y batidos, otra forma de consumir más frutas y verduras es preparando jugos y batidos, esto requiere muy poco tiempo y esfuerzo, si utilizas una buena variedad de frutas y verduras puedes constituir una comida completa.

Miel, es un gran aliado de la salud, por lo que constituye un excelente sustituto del azúcar común. Aún si tienes algún tipo de diabetes puedes consultar a tu médico acerca de cómo incorporar la miel en tu dieta diaria.

Chocolate, pues sí, el chocolate es muy saludable, en especial el oscuro, también conocido como chocolate amargo, este es un gran antioxidante, que no solo ayuda a combatir la inflamación en la piel, sino que además favorece el proceso de regeneración celular mejorando la circulación sanguínea.