Perchero en forma de árbol

percheros

Los percheros de ropa pueden proporcionar una manera de organizar la vestimenta cuando más se necesita. Si la imaginación es importante a la hora de decorar nuestra casa, resulta imprescindible cuando se trata de la habitación de los niños. Para conseguir un entorno alegre y divertido, lleno de color, vamos a construir un colgador con forma de árbol que les animará a tener todo en orden. Para ello necesitas lo siguiente:

Herramientas

Sierra de calar

Hoja para cortes curvos

  • Taladro
  • Tope de profundidad
  • Broca de pala de 25 mm de diámetro
  • Broca para madera de 4 mm de diámetro
  • Lijadora de banda
  • Rodillo
  • Pincel
  • Tirafondos
  • Materiales
  • Contrachapado de okume de 15 mm
  • Barra de madera de 25 mm de diámetro
  • Adhesivo de montaje
  • Selladora
  • Esmalte acuoso
  • Dos pletinas
  • Cable de 3 mm de diámetro
  • Red o malla de plástico.

perchero de arbol

Para comenzar el trabajo dibuja sobre el tablero de contrachapado de okume las diferentes piezas que configurarán el árbol: tronco, copa, tacos de calce o soportes del árbol y manzanas de dos tamaños. El tronco lo dibujas a mano alzada y para las formas redondeadas de la copa puedes utilizar un bote, amarras el okume a la mesa con unas mordazas para que no se mueva y cortas las piezas con la sierra de calar y hoja para madera especial para cortes curvos.

A continuación, haces unos agujeros ciegos en las manzanas y otros pasantes en la copa del árbol, con una broca de pala del mismo diámetro que la barra de madera o rilo. Pones en el taladro un tope de profundidad, una vez cortadas lijas las piezas, redondeando bien los cantos para evitar que los niños se rocen. Con la lijadora eliminas también las imperfecciones de la madera, al tiempo que igualas las piezas. El siguiente paso consiste en unir la copa del árbol y el tronco con un buen adhesivo de montaje, coloca los dos soportes traseros, bien centrados a 1,60 cm de los bordes, y pegas los tubillones o rilos en las manzanas.

perchero.

Pones las pletinas en los soportes posteriores del árbol con unos tirafondos de cabeza philips para colgar el árbol en las escarpias colocadas en la pared.  Después das una mano de selladora para tapar el poro de la madera y conseguir un mejor acabado, aplicas un esmalte acuoso a todas las piezas, en los colores que hayas elegido. Una vez seco el esmalte defines algunas zonas o contornos con trazos negros que debes hacer a mano alzada con un pincel o con un rotulador permanente grueso. Rematas el trabajo colocando un cesto, realizado con una malla de plástico de jardinería, introduciendo las puntas de la malla en unos orificios realizados en la base del árbol, finalmente pegas las manzanas al árbol con adhesivo de montaje. Y  listo