Leptospirosis bacteria que afecta tanto a los perros como humanos

En medicina humana y veterinaria, la leptospirosis es una enfermedad febril producida por la Leptospira interrogans, una bacteria del orden Spirochaetales, de la familia Leptospiraceae, que afecta a humanos y un amplio rango de animales, incluyendo a mamíferos, aves, anfibios, y reptiles. Los principales síntomas en la mayoría de los casos son fiebre, cefalea, dolores musculares, articulares y óseos, ictericia, insuficiencia renal, hemorragias y afectación de las meninges. La leptospirosis es lo que en la jerga médica se denomina una zoonosis: una enfermedad que puede transmitirse de animales, como el perro, a las personas. Afecta también a los roedores, vacas y caballos, incluso con más frecuencia que a los canes. De hecho es habitual que sea el ganado el que transmita la bacteria a los perros. Pero cuando el can se infecta, es más sencillo que después el maligno microorganismo llegue a las personas.

Bacteria que le gusta el agua
La leptospirosis afecta a perros y humanos en todo el mundo aunque, al ser causada por una bacteria amante del agua, es más frecuente en los climas cálidos con zonas húmedas y encharcadas. También aparece en España aunque, “de forma más ocasional”. Más de 200 personas han padecido leptospirosisen España desde 1997. Cataluña, Aragón, Asturias y los deltas de los ríos, donde el agua permanece estancada antes de desembocar en el mar, son las regiones donde es más frecuente la bacteria de la leptopirosis. En el resto de las regiones españolas, matiza el experto en estos pequeños organismos, “la incidencia de la enfermedad es menor”.

toro

A la bacteria de la leptospirosis le gusta el agua, en este medio, el diminuto -aunque maligno organismo- es capaz de reproducirse a gran velocidad. Por el contrario, los ambientes secos no permiten a la leptospirosis crecer ni sobrevivir. El reducido tamaño de la leptospirosis hace que sea muy difícil de detectar, ya que las pequeñas dimensiones de esta bacteria explican que se camufle bien, y sea difícil detectarla incluso en el laboratorio, explica el Centro de Información de la Leptospirosis.

“Además, su extraordinaria velocidad aumenta su facilidad para infectar a nuevas perros y personas”, explica este centro médico especializado en la dolencia.

Esta bacteria velocista se desplaza gracias a su cuerpo alargado: un largo flagelo la sirve para impulsarse y nadar en el medio acuático.

¿Cómo llega la leptospirosis a perros y humanos?

Cuando un perro bebe agua, o está en contacto con una zona húmeda infectada por la leptospirosis, puede coger la enfermedad. La orina de los animales enfermos, entre ellos, el ganado, es un vehículo habitual por el que la bacteria se expande a nuevas zonas.

¿Cómo alcanza, después, a las personas? Una posibilidad es que la persona entre en contacto con el agua o la ingiera. Sin embargo, cuando el can ya está contagiado, el riesgo para las personas aumenta. Además, advierte este organismo, “la vacunación no es siempre efectiva, por lo que un can infectado puede transmitir la dolencia a sus dueños”.

enfermo