Tips para Recuperar una Relación casi Perdida

pareja...

Las situaciones en las parejas suelen depender de cómo se lleve la relación y el empeño que tengan por ser felices y conservar a la persona que realmente aman. Lo primero que hay que aceptar es que las personas son lo que son, no lo que a nosotros nos gustaría que fueran.

Para estar en armonía lo mejor es tomar decisiones o intentar un cambio, tomando en cuenta la opinión del otro. Una pareja es cosa de dos, alguno podría tomar la iniciativa y dar un vuelco positivo. Todo eso es cierto, también lo es que sólo puedes cambiar aquellas cosas que dependen de ti.

Lo primordial es “Si tú no estás bien, nada lo estará”.

Tienes que estar bien contigo misma, serenarte, despojarte de los sentimientos de culpa, ser capaz de recuperar tu independencia emocional y perder el miedo a estar sola contigo misma. Tienes que desear estar con él, pero no necesitar estar con él. Tienes que perder el miedo a perderlo.

Si tenemos el valor de permanecer solos con nosotros mismos, nos daremos cuenta que cada día seremos más fuertes para abordar nuestros problemas, de esta forma nos sentiremos libres y capaces de pasar a la acción.

soledad

Demuéstrale que estás de su lado, siempre…

Tenéis que pasar progresivamente del miedo a la confianza. No “voy a hacer esto o aquello para que no se enfade”, sino porque “verle feliz me compensa y me hace feliz a mí también”.

Recuperar la confianza en el otro, de que te quiere aun sin ser perfecta/o, elige cada día estar conmigo libre y voluntariamente, puedo mantener su amor a pesar de que no estemos de acuerdo en todo.

Genera confianza

Pilla haciendo algo agradable a tu pareja (Ej.: Te ayuda recogiendo la mesa, se ocupa del niño, llega de buen humor, etc.) y reconóceselo con un beso, una sonrisa o una palabra amable. Que se dé cuenta de que te gusta, no te quedes pensando “qué mosca le abra picado”, “algo querrá”,… y pongas mala cara o te quedes indiferente.

A todas las personas nos gusta gustar, si se da cuenta de que así lo consigue tienes más posibilidades de que repita esas conductas agradables. Nunca se te ocurra aprovechar que hace algo bueno para reprochárselo. Ej.: “si fueses así siempre que bien nos iría”, “ves como cuando quieres puedes resultar adorable”, etc.

unión

Escucha atentamente lo que tiene que decir

Tienes que ser más inteligente y receptivo. Cuando tengas que dar tu opinión, primero le escuchas atentamente y luego le dices

“Entiendo que…” Demostrando que has comprendido su idea.

“También es cierto que…” Procura no usar un “pero”, porque parece que lo anterior no vale. Das tu opinión o argumentas con hechos otro punto de vista distinto al escuchado.

“Por lo tanto sugiero… o ¿qué podríamos hacer?…”, Propones un cambio que satisfaga a ambas partes.

Demuéstrale que te pones en su lugar y que respetas su punto de vista. Abre el diálogo y la negociación en lugar de cerrarla con ataques personales, exigencias, malos modos, gestos de impaciencia, etc.