Remedios Caseros para los Dolores Musculares

espalda

Todos en algún momento de nuestras vidas hemos sufrido de dolores musculares, ya sea porque sufrimos una lesión haciendo ejercicios, porque hicimos un mal movimiento o porque padecemos de alguna afección muscular, a pesar de que en el mercado farmacéutico existen muchos analgésicos, siempre es bueno recurrir a remedios caseros para contrarrestar estos dolores. Por tanto se recomienda:

• Realizar inmersiones en agua fría o colocar hielo en las zonas afectadas ayuda mucho, ya que adormece los nervios, reducen la inflamación y relajan el musculo. Muchas personas suelen aplicar agua o compresas calientes, que dan un alivio inicial, pero el calor dilata los vasos sanguíneos y aumenta el flujo circulatorio a esa zona, lo que a la larga generará más hinchazón y dolor de la zona afectada.

• Preparar una infusión de romero ayuda con los dolores, el romero contiene propiedades antiinflamatorias que pueden aliviar los tejidos musculares y ayudar a disminuir el dolor. Prepara una mezcla de 30 gramos de romero en un frasco de agua hirviendo, cubre y deja reposar durante 30 minutos. Humedece un paño con la infusión de romero y aplica en las zonas afectadas 2 o 3 veces al día.

• Dar un masaje para quitar dolores musculares es muy eficaz, si se realizan con movimientos suaves y sobre la piel húmeda, pueden quitar la rigidez muscular. En cambio, los masajes muy fuertes son contraproducentes pues empeoran el dolor e impiden el normal movimiento del músculo.

• Incluir potasio en tu dieta ayuda mucho a evitar los dolores musculares y que esos malestares se disipen más rápido ya que los episodios de dolores musculares y calambres son muchas veces indicadores de falta de potasio e incluso de una buena hidratación; un par de bananas a la semana es un buen tratamiento para la contractura muscular.

cambur

• El complejo B ha demostrado tener cualidades analgésicas. En particular las vitaminas B1, B6 y B12 tienen una influencia importante en el sistema nervioso, por lo que aumentar su consumo durante una lesión muscular puede ayudar a reducir el malestar.

• Alimentos ricos en estas vitaminas como la levadura de cerveza, el arroz integral y las algas marinas. También puedes encontrarlas en espinacas, germen de trigo, pimientos, semillas de girasol e hígado.

• De igual forma, algunos aceites ayudan a relajar la lesión. Los mejores son aquellos que generan calor, como eucalipto, pino o romero. Aplícalos sobre la piel dos veces al día, la última, justo antes de ir a dormir. Abrígate con ropa que no esté muy apretada y que no te moleste manchar, o venda la lesión sin afectar la circulación. Otra opción son los ungüentos que generan calor en la superficie, una excelente alternativa son aquellos que contienen mentol, árnica o ambos.

• Continúa haciendo ejercicio, la actividad física acelera la recuperación. Posiblemente porque ayudas al cuerpo a estar mejor irrigado y más oxigenado. Si puedes ejercitar con moderación los músculos lesionados hazlo, pero si corres el riesgo de aumentar la lesión, o si además de la lesión muscular sufres otro problema como un esguince o fractura, evítalo. En cambio, haz una rutina de ejercicio que involucre otras partes del cuerpo.

dolor de espalda

Es importante que recuerdes que para evitar los dolores musculares, es importante hacer calentamiento antes de realizar cualquier actividad física y que si aun después de aplicar estos remedios caseros persiste el dolor, lo ideal es acudir al médico.