Porque Practicar Tenis

TENIS

El tenis es un deporte de raqueta que se disputa entre dos jugadores, en una cancha rectangular dividida por una red. Los beneficios que obtiene al practicar este deporte son:

Jugar tenis periódicamente te ayuda a mantener o mejorar el equilibrio, la movilidad, la agilidad, la fortaleza y el acondicionamiento físico, ayuda a quemar calorías, tres horas de ejercicio aeróbico moderado cada semana pueden reducir en un 50% el riesgo de sufrir padecimientos cardíacos. Practicarlo periódicamente a una intensidad moderada a vigorosa es una buena vía para hacer ejercicio aeróbico. Te permitirá ejercitar tus músculos a la vez que quemas calorías, incluso ayuda a bajar la presión sanguínea. Todo esto contribuye a reducir el riesgo de desarrollar un padecimiento cardíaco o de sufrir un problema  cardiovascular, como un infarto o un ataque apopléjico.

Si usted es un ex-jugador de tenis que quiere retomar el juego, o lo va a practicar por primera vez, el estiramiento antes de jugar es una de las más importantes precauciones que se deben tomar para reducir el riesgo de lesiones en músculos o extremidades. El estiramiento prepara al cuerpo para la actividad física calentando los músculos y las articulaciones. El proceso toma tan sólo unos minutos. El estiramiento no garantiza que no sufrirá lesiones durante el juego, pero las evidencias prueban que puede ayudar sustancialmente a reducir ese riesgo.

EL TENIS

Este deporte desarrolla el optimismo, la confianza en sí mismos y nivel de energía, aparte requiere concentración y pensamiento táctico, por lo cual podría generar nuevas conexiones entre los nervios del cerebro, promoviendo el continuo desarrollo del cerebro durante toda la vida.  El tenis es superior al golf, patinaje y a la mayoría de los otros deportes en su contribución a desarrollar características personales positivas. Es competitivo quema más calorías que el aerobic, el patinaje o el ciclismo. Velocidad a base de carreras cortas a toda velocidad en todas las direcciones.

Desarrolla fuerza de piernas por medio de cientos de arranques y frenadas, aumenta la coordinación general ya que el cuerpo se tiene que ajustar a la pelota, desarrolla el control de los músculos grandes y pequeños del cuerpo al tener que mover el cuerpo y  usar mucho control en los tiros que requieren fineza. Se obtiene control de los músculos al tener que cambiar de dirección hasta 5 veces en 10 segundos. Y favorece la densidad y fuerza de los huesos reforzándolos y previniendo osteoporosis en jugadores de edad avanzada.

Favorece el sistema inmunológico por los efectos de acondicionamiento físico que promueven el bienestar general y los hábitos de nutrición forzándote a alimentarte bien antes y después de las competencias. Coordinación entre el ojo y la mano porque te forza a juzgar continuamente las características de la pelota para lograr un punto de contacto óptimo, y aumenta la flexibilidad por el constante movimiento para poder llegar a las pelotas del contrincante.

Algunos de los beneficios psicológicos es que te ayuda a manejar la adversidad ya que en el tenis uno tiene que poder competir con tenacidad a pesar de los elementos que  no puedes controlar como lo son: el viento, el sol, el adversario, etc. A manejarse bajo presión puesto que el estrés mental, físico y emocional de la competencia aumenta la capacidad de los jugadores para manejar las tensiones, planear e implementar estrategias porque uno aprende a anticipar la estrategia del contrario y a planear una respuesta adecuada, se aprende a solucionar problemas porque la estrategia básica del tenis es resolver las estrategias que te presenta el contrario.