¿Cómo dejar de tomar café?

café

El consumo de café en grades cantidades puede crear una adicción producida por la cafeína que es un alcaloide que se encuentra también en el té, el cacao, la cola, entre otras. La cafeína genera una dependencia física y psicológica, se dice que se convierte en una adicción cuando una persona ingiere de 5 a 6 tazas de café o más al día, esto puede presentar síntomas cardiovasculares porque eleva la tensión cardíaca, efectos digestivos porque eleva la secreción acida gástrica provocando dolor y efectos tóxicos cuando hay exceso de eliminación de calcio que incrementa las posibilidades de padecer osteoporosis, así como se ha determinado efectos con relación al cáncer de páncreas y vesicular.

En vista de ello, a continuación se les aportará algunos tips para dejar de toma café:

  • Dejar de tomar café abruptamente es un error, de este modo puede provocar somnolencia, dolores de cabeza y menor concentración. Lo mejor es disminuir las cantidades de consumo gradualmente, si se toma 4 tazas diarias, disminuye a 3 por varios días, después a 2 tazas y así sucesivamente.
  • Aumentar la cantidad de agua para preparar el café, de esta manera se disminuye las cantidades de cafeína.
  • Buscar sustitutos al café es una buena opción, en vez de comprar o preparar una taza de café come un bocadillo saludable como: maní, almendras, entre otros.
  • La manzana es el mejor aliado para dejar de tomar café, provee energía equivalente a la que proporciona una taza de café, contiene carbohidratos y fibra lo cual distribuye mejor la energía que aporta la fruta de manera más lenta, un sustituto saludable que mantiene a la persona alejada de problemas en el corazón y los huesos, es recomendable comer una en la mañana.

manzana

  • Se puede empezar a tomar cafés descafeinados, su demanda actual es muy elevada debido al deseo de muchas personas de dormir mejor, personas que padecen problemas cardiacos o ansiedad. Para su elaboración se utilizan granos verdes así de este modo permanece el aroma y sabor del café tradicional. Algunos de estos procesos logran eliminar hasta 95% de la cafeína presentes en los granos ya sea mediante disolventes químicos, remojo en agua, con fluidos supercitricos y aún se continua investigando para que en un futuro se pueda conseguir de una manera más natural sin que pierda su calidad.
  •  El té de hierbas se considera otra opción viable, ya que contiene cafeína pero en menor cantidad que el café, se aconseja buscar un té de buena calidad que no sea tan procesado. La sustitución del café a té de hierbas generalmente es gradual, es decir, se va incorporando poco a poco, si tomas 4 tazas de café, se puede tomar 3 de café y 1 de té, así a medida que pasan los días ir aumentando las tazas de té y disminuyendo las de café.

té

  • Aumentar la ingesta de agua es esencial, primero porque es vital y aporta muchos beneficios a la salud. Trata de tomar un vaso agua a temperatura ambiente, cada vez que sientas ansiedad por una taza de café.

agua

No debemos olvidar que nuestros hábitos no deben estar por encima de nuestra salud y si lo que buscamos es mantener la energía, podemos buscar alternativas sanas que nos brinden múltiples beneficios a la hora de recuperar fuerzas en nuestro organismo.