El Mejor Negocio es Hacer el Bien

Ser querido, amado y respetado por los demás es un sentimiento que desearíamos despertar en nuestros semejantes.

Lamentablemente no siempre es así. Cuando alguien tiene un negocio y empieza a tener éxito con el, tiende a llamar la atención de las personas, muchas de estas se alegran de su éxito pero otra murmuran deseándole su fracaso.

¿Cual es el mejor negocio? Hacer el bien.

Si das paz a otros tendrás paz para ti mismo. Si brindas alegría se te devolverá alegría. El mejor negocio es hacer el bien, porque solo así serás inmensamente rico en amistades y relaciones.

No te frustres porque a pesar de tu éxito hay personas que no lo comparten, en la vida, hagamos lo que hagamos, siempre habrá gente a nuestras espaldas hablando mal de nosotros.

Para explicar mejor la idea, les dejo un pequeño cuento:

Había una vez, hace muchos años, un matrimonio con un hijo de doce años y un burro.

Decidieron viajar, trabajar y conocer mundo.

Así, se fueron los tres con su burro. Al pasar por el primer pueblo, la gente comentaba:

¡Mira ese chico mal educado! ¡Él encima del burro y los pobres padres, ya mayores, llevándolo de las riendas!

Entonces, la mujer le dijo a su esposo: No permitamos que la gente hable mal del niño. El esposo lo bajó y se subió él.

Al llegar al segundo pueblo, la gente murmuraba: ¡Mira qué sinvergüenza ese tipo! ¡Deja que la criatura y la pobre mujer tiren del burro, mientras él va muy cómodo encima!

Entonces, tomaron la decisión de subirla a ella al burro mientras padre e hijo tiraban de las riendas.

Al pasar por el tercer pueblo, la gente comentaba: ¡Pobre hombre! Después de trabajar todo el día, debe llevar a la mujer sobre el burro! ¿Y el pobre hijo?¡qué le espera con esa madre!
Se pusieron de acuerdo y decidieron subir al burro los tres para comenzar nuevamente su peregrinaje.

Al llegar al pueblo siguiente, escucharon que los pobladores decían:

¡Son unas bestias, más bestias que el burro que los lleva, van a partirle la columna!

Por último, decidieron bajarse los tres y caminar junto al burro.
Pero al pasar por el pueblo siguiente no podían creer lo que las voces decían sonrientes:

¡Mira a esos tres idiotas: caminan, cuando tienen un burro que podría llevarlos!

Como ves, sea como sea no puedes impedir que la gente hable mal de ti. Pero a pesar de esto, el mejor negocio es hacer el bien.

La anécdota fue sacado del sitio web Anecdonet